Centro de Resiliencia de Aranjuez

Análisis y recursos eco-sociales de adaptación para la transición del siglo XXI

Sobreexplotación de la Tierra – Huella ecológica


Publicamos una entrevista realizada por la Redacción Vida de Hoy a Mathis Wackernagel, que fue uno de los creadores del concepto de “huella ecológica” que junto a Willian Rees fué definida en 1996, en la School for Community & Regional Planning (Escuela para la Planificación Comunitaria y Regional) de la Universidad de la Columbia Británica.
Por: JAVIER SILVA HERRERA REDACCIÓN VIDA DE HOY | 5:57 p.m. | 15 de Noviembre del 2011

Mathis Wackernagel, mostrando sus estudios en 2007 en el Skoll World Forum

Este ingeniero mecánico fue el inventor del concepto ‘huella ecológica’.

Mathis Wackernagel me habla con entusiasmo, como si le hubieran dado una última oportunidad para convencerme de algo. No es un suizo promedio: hace bromas, sonríe mucho y tiene la paciencia de un maestro de escuela para explicarme los secretos de un tema que, aunque popular, podría servir para corchar al economista más serio.  Este ingeniero mecánico fue el inventor del concepto ‘huella ecológica’, dos palabras con las que hoy recorre el mundo para advertirle a la humanidad lo cerca que estamos de un colapso.

“El mundo consume sin pensar si el nivel de gasto compromete a generaciones futuras o arruina la capacidad de la naturaleza para regenerar lo usado”, dice para definir esta idea.  Para darle sustento, Wackernagel preside desde Oakland (California) el Global Footprint Network, una entidad sin ánimo de lucro dedicada a medir la sobreexplotación de la Tierra. En un buen español que aprendió en México durante seis años, en los que dirigió el Centro de Estudios de Sustentabilidad de la Universidad Anáhuac de Xalapa, en Veracruz, lanza frases que apenas entran por un oído comienzan a caminar entre la incredulidad y el pasmo.

“La Tierra ya no da abasto y por eso, si se mantiene el ritmo de consumo actual, en el 2030 harán falta dos planetas para atender las necesidades de la población, y tres en el 2050”.  Es un agnóstico del PIB y del crecimiento. “El modelo actual no solo no es compatible con la continua deforestación o las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera, tampoco funciona económicamente. En lo que se refiere a las finanzas, una bancarrota ordenada es una opción, pero las consecuencias de una deuda ecológica pueden quedar fuera de control”.

Wackernagel estuvo en Colombia, invitado por la fundación Alisos, y se reunió con Planeación Nacional y los ministerios de Agricultura y Medio Ambiente, con el fin de explicarles a sus funcionarios la importancia de tener en cuenta estas ideas a la hora de planear el desarrollo.

¿Cuáles son los últimos datos sobre huella ecológica mundial?

El planeta tiene una biocapacidad de 1,8 hectáreas por persona. Esto es lo que tiene a la mano un ciudadano para copar sus necesidades. Pero el promedio mundial de uso hoy es de 2,9 hectáreas. Es decir, estamos consumiendo una Tierra y media. Y aunque fuera una Tierra, sería insostenible, porque hay unas 8 millones de especies de animales y plantas que también viven aquí; nosotros solo somos una especie más.

¿Cómo es posible utilizar más de lo que tiene el planeta?

Al igual que cuando una persona gasta más de lo que recibe. En un mundo con muchos recursos, que haya países que usen más de lo que tienen no es problema, porque habrá países que pueden venderles lo que les sobra. Pero el mundo de hoy es diferente, porque ya no sobran recursos, cada vez hay más escasez. El modelo de crecimiento actual es absurdo desde un punto de vista físico.

¿Qué consecuencias tiene esta explotación creciente de recursos?

Las consecuencias son la deforestación, escasez de agua, peces cada vez más pequeños, sobreexplotación de los suelos, la falta de agua y las emisiones cada vez mayores de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera. Un ejemplo: en Saná, capital de Yemen, sacaban el agua potable de pozos a partir de 4 metros de profundidad, hoy está a mil metros.

 ¿Qué países tienen la mayor huella?

 El país con la mayor huella ecológica por persona es Emiratos Árabes Unidos, con 10,7 hectáreas. Pero también hay otros países con una huella muy elevada, como Qatar, con 10,5 hectáreas; Dinamarca, con 8,3, y Estados Unidos y Bélgica, con 8. España, Grecia y Portugal son un grupo de países con una tendencia de consumo de recursos muy rápida. Italia, por ejemplo, usa cuatro veces lo que tiene, se gasta al año cuatro ‘italias’.

¿A qué se debe esa huella tan elevada?

Son países que usan, consumen y compran productos que requieren muchos recursos para su fabricación. Simple: es como si yo viviera en una finca a la que le saco más de lo que me puede dar. O como si pusiera a pastar en ella a una cantidad de vacas que no alcanzo a alimentar.

¿Cuál es el caso de Colombia?

Colombia es un país rico, tiene más de lo que utiliza y una gran oportunidad de desarrollo. Pero, atención: está en los límites de lo sustentable, porque el consumo está subiendo y los recursos disponibles están bajando. Colombia tiene una biocapacidad de 4 hectáreas por persona promedio (el doble de la capacidad promedio mundial), y consume 1,8 hectáreas por persona (inferior al promedio mundial de 2,9 hectáreas). Pero su capacidad es muy inferior a la de Bolivia, que tiene 20 hectáreas de biocapacidad por persona promedio.

¿Hay algún dato o situación que le llame la atención cuando analiza la huella de los países?

La situación de Ecuador. En los años 60 tenía cinco veces los recursos que tiene hoy, y ha sido tal su nivel de consumo que ya está casi en déficit. Pero salir de ese déficit se ha vuelto una política nacional allí, decisión que tomaron independientemente. Eso debe hacer Colombia, incluso así no esté en déficit. En Vietnam aumentaron la biocapacidad por persona controlando el avance agrícola. Pero Uganda, Malawi, Burkina Faso, Sudán, Ghana o Kenia tienen una finca que ya no les da y fuera de eso no tienen capacidad para comprarle a la del vecino y abastecerse.

¿Las energías limpias o alternativas son una opción para bajar la huella?

Este es un tema muy complejo. Si fuéramos honestos, tendríamos que haber dejado de consumir combustibles fósiles hace unas décadas. Pero las energías renovables no son capaces de cubrir el gasto energético, que es cada vez mayor. Los esfuerzos que estamos haciendo no son compatibles con el problema.

¿Qué medidas se deberían tomar para no seguir en deuda con el planeta?

Puede parecer chocante, pero los países tienen que empezar a mirar por su propio interés. Es como si tuviéramos un buque con una fuga y, en vez de repararlo, nos fijáramos en si otros buques, con otras fugas, son reparados o no para comenzar a arreglar el nuestro. Los países tienen que reconocer que es vital empezar a arreglar las cosas. Si en la actualidad los países gastan más de lo que ganan, la solución pasa por gastar menos. El problema es que los países no toman conciencia de que el éxito económico viene por ahí.

¿Esas medidas se están tomando demasiado tarde?

Nunca es tarde. Sólo que cada día que se deje pasar, su aplicación será más costosa. Debemos aprender a producir, pero teniendo más después que antes. Si sólo vemos el PIB y no vemos la liquidación, nos engañamos. No podemos hacer un PIB de 100 pesos invirtiendo 200 pesos, que es lo que ocurre en muchos países donde los subsidios reinan y donde ya no hay recursos.

¿Es posible vivir bien sin gastar tanto?

Sí. Pero ser sustentable no debe ser una religión o como si fuera un lujo. Me refiero a que no es algo que se practica de forma opcional. La sustentabilidad debe ser algo innato al ser humano. Un ingeniero nunca piensa si el puente que está construyendo se le va a caer, simplemente lo hace pensando en que quedará bien. Así debemos actuar: vivir mientras conservamos nuestro entorno, para seguir viviendo. No se trata de ser optimistas, sino de actuar.

¿Qué pueden hacer los consumidores?

Tomar decisiones acertadas, por ejemplo, vivir en una casa que nos evite al máximo el uso del carro y que sea muy eficiente para consumir menos recursos. Otra cuestión importante es el tamaño de la familia, si tenemos muchos hijos, se gastará más.

Fuente: Redacción Vida de Hoy

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en noviembre 21, 2011 por en CSA news y etiquetada con , , , , , .

Aranjuez 2021

Guía de la Comunidad de Semillas de Aranjuez (CSA)

Aranjuez 2021

Aranjuez en Transición 1.0: + de 100 post

Aranjuez 2021

Una infancia en Aranjuez allá por 1970

Aranjuez 2021

Aranjuez: descubriendo los límites biosféricos

Aranjuez 2021

Decrecimiento energético, crecimiento local (Un "fresco cuadro global", una visión local de Aranjuez) (Descarga libre)

Climate After Growth report

Despues del crecimiento infinito .... el cambio climático

2052: A global forecast for the next forty years

(Resumen documento – PDF 1,89 MB – ING)

Growing a Resilient City

(PDF - 958 kb - ING)

World Energy Outlook 2014

(PDF - 1,4MB ESP)

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 190 seguidores

Visitantes del blog

  • 411,841 visitas

Licencia bajo

Licencia de Creative Commons
Centro de Resiliencia de Aranjuez (CSA) by CSA is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en https://csaranjuez.wordpress.com/.
Permissions beyond the scope of this license may be available at https://csaranjuez.wordpress.com/contactos/.
A %d blogueros les gusta esto: