Colectivo Sustan

Miel & Flores

El orden espontáneo


                                                      Apreciados lectores,

Llegan noticias, eventos y situaciones que nos indica, que las Utopías existen, se dan y se producen, aunque no las veamos por el mundo Occidental, ese del que presumimos ser el primero del mundo. Utopías que nos permiten soñar, con otras formas de vida posibles y alcanzables, de las personas principalmente, depende que los sueños se hagan realidad.

Existe un pedazo de la vieja Lima (Perú), en el distrito de La Victoria, llamado Gamarra donde campa a sus anchas la clase media muy modesta y todo tipo de gentes, con ganas de trabajar y que les dejen trabajar, para llevar un trozo de pan a sus “casitas”.

Gamarra se ha hecho a sí misma, desde sus orígenes de barrio marginal y violento de la capital (zona “difícil” como les gusta decir a los locales), hasta la constitución de una de las zonas de mayor transacciones comerciales del Perú y de Latinoamérica, que operan en el comercio e industria textil En los años 70, unos pequeños empresarios, arriesgaron e invirtieron en pequeñas galerías comerciales, muy cerca del Mercado Mayorista de La Parada.

En todo Perú, es aquí donde se produce más riqueza y hay más transacciones comerciales por minuto. Se dan cita 20.000 empresas textiles, entre tiendas, comerciantes, fabricantes, servicios y proveedores, donde trabajan unas 60.000 personas de forma directa.

Es una creación de provincianos pobres que al no encontrar trabajo, tuvieron que inventarlo

Gamarra ha sido posible gracias a lo que Friedrich A. Hayek llamó “el orden espontáneo” (se define, como la aparición espontánea de orden del aparente caos a través de la autoorganización, wikipedia), donde la informalidad, la imaginación personal, la creatividad y donde la liberación del dinero (el santo supremo dios) ha obrado esta gota de agua, en un océano de “control totalitario”. Por estos lares, no han pasado ni Estado, ni Gobierno, ni instituciones financieras, ni entidades del crédito especulativo, ni organismo oficial, lo que ha permitido un dinamismo creativo de provincianos pobres, que huyendo de la miseria y del sometimiento controlado, tuvieron que inventarse un trabajo y una situación, con la que dar sentido a sus vidas y de las que poder vivir.

Calle y las gentes de Gamarra

Si bien el “orden espontáneo” fue mencionado por Friedrich, lleva ocurriendo millones de años en la Naturaleza, solamente tenemos que contemplar un bosque silvestre (no ordenado por el hombre), donde la riqueza faunística y de flora, se conjugan, se integran, combinan, complementan, evolucionan en completa armonía y equilibrio, ha sido el hombre moderno con sus métodos científicos (de separar), el que ha establecido “su orden de control”, cuando se producen los desequilibrios en la Natura y en casi todos los procesos en los que interviene.

Sin lugar a dudas, desde el punto de vista de la Resiliencia, lo que llama la atención de Gamarra no es el volumen de transacciones comerciales que se producen, ni el valor económico de las mismas,  o los datos que dicen que el m2 de local comercial pueden alcanzar l5.000 o inclusive los 28.000 dólares, más caros que en ciudades como Nueva York, Fráncfort, Zúrich o Tokio, que arrojan tintes y características de los propios mercados globales, lo que llama la atención, es cómo se hizo posible Gamarra, con sus gentes y el valor y ética de las mismas.

No te preocupes – entra, vamos viendo, haz negocio primero y cuando empieces a caminar, me pagas  la renta.

Así fue, como los primeros empresarios inmobiliarios de Gamarra comenzaron a llenar sus galerías comerciales. A sus inquilinos, fueron trabajando y comenzaron a pagar. Lo mismo ocurrió durante muchos años con los insumos, telas, maquinaria.

– Lleva nomás, no te preocupes, después me pagas. Haz la plata para que puedas pagarme

Los orígenes provincianos y humildes de las gentes esforzadas y confiados al contrato “verbal de la palabra” de Gamarra, junto a los orígenes judíos y árabes de proveedores y fabricantes, sin prejuicios sociales respecto a las gentes locales y sus orígenes humildes., ha hecho posible la liberación del dinero, donde “sobran dedos de una mano, para contar las veces que le han estafado”, indica un empresario local ya establecido y que ahora ayuda a los provincianos que llegan, con el único aval de capital, de la voluntad de salir hacia adelante.

Son pocas las transacciones que se hacen en Gamarra que figuran en contratos. El único contrato es la ética y moralidad, de las personas.

Prima la palabra, que es sagrada, y el que la incumple la paga: se le cierran todas las puertas y se vuelve un señalado.

Cómo se explica el éxito comercial de Gamarra.

-Punto uno, está rodeada por Tacora, La Parada y el Porvenir, los barrios más bravos de Lima.

-Punto dos, depende del municipio más ineficiente de Lima lo que hace que sus servicios de limpieza, ornato y seguridad, sean lamentables.

-Punto tres, como centro comercial no tiene una administración centralizada; por tanto, es complicadísimo que las empresas que la pueblan respeten códigos de conducta, no existe autoridad oficial, sólo unos pocos líderes legitimados que son constantemente serruchados por parlanchines.

-Punto cuatro, llegar y salir para el cliente es un ejercicio de paciencia y, a veces, deporte de aventura: pueden arrancarte la cartera o el paquete.

¿Cómo puede ser pues que Gamarra no caiga? ¿Cómo y por qué sigue creciendo? ¿Cómo es que ha podido adaptarse de la economía del mercado cerrado a la economía competitiva del mercado abierto con importaciones asiáticas incluidas? ¿Cómo pudo haber resistido a la mar de ambulantes que la asfixiaban? ¿Por qué el resurgimiento de los grandes almacenes no frenó su desarrollo? ¿Por qué hay empresarios que siguen invirtiendo comprando o alquilando locales? ¿Por qué a pesar de que en cada campaña navideña los medios de comunicación la acusan de ser “una bomba de tiempo” es el lugar con mayor concurrencia cada año? ¿Por qué con todo en contra la gente sigue yendo a comprar?

No tengo las respuestas. Solo una certeza: ahí están los clientes. Gamarra es un imán y es mucho más fácil imaginarse que pasará cuando los temas urbanos se solucionen que imaginarse a Gamarra caer. Coming soon, con Gamarra hay esperanza.

Con ésta valentía explican en la propia página web de Gamarra, su éxito y sus miserias, que también las tienen, pero sobre todo valentía en las palabras para decir la verdad, tanto lo bueno como lo malo. Se pueden imaginar estas palabras y hechos en un mundo Occidental donde la hipocresía y el cinismo es parte del moderno mundo desarrollado, si lamentablemente a mí también, me cuesta imaginármelo.

Durante más de cuarenta años, los empresarios y comerciantes de Gamarra han sido unos liberales que se ignoraban. Desconfían del Estado y del Gobierno y repiten como un mantra: “¡Si sólo nos dejaran trabajar!”. Pero lamentablemente, no se sabe si por el propio proceso natural evolutivo del “orden espontáneo” o por la importación de sistemas globales, en Gamarra comienzan a darse nuevos aires de condición globales, se han prohibido temporalmente la importación de hilados desde la India, concentrándose el suministro y produciendo lobby nacionales, más caros y menos variados, que ha ocasionado el encarecimiento de productos manufacturados, dando lugar a la entrada de competidores colombianos, en el mercado nacional y norteamericano y, estableciéndose las condiciones ideales para la apertura a los mercados globales, perdiéndose así, su Resiliencia que ha sido el gran éxito de Gamarra.

¿Por qué los gobernantes peruanos han dejado hacer y trabajar a los provincianos? No se sabe, si es fruto de la casualidad, de un experimento económico-social, lo que si es cierto es que esa “liberación del sistema” ha permitido, que hombres y mujeres de Gamarra, trabajen, se incluyan socialmente, colaboren entre sí y sus congéneres, se unan, compartan, sean solidarios, y hayan creado una vida popular que ha devuelto al pueblo la democracia y su control sobre la política, como si un “cuadro” se tratase de “Greco”, Thomas H. Greco.

Si se libera el dinero, se liberará el comercio; si se libera el comercio, la gente quedará libre para usar todas sus capacidades al servicio los unos de los otros; ello implicará de forma natural la liberación del capital y de la tierra, y el control popular de la política. Thomas H. Greco

Durante años, la gerencia, ventas y producción en Gamarra ha sido llevada por empresarios, vendedores, operarios, esos que un día fueron albañiles, meseros de restaurantes, empleados domésticos, enfermeras, nacidos de la experiencia práctica y cuya sabiduría adquirida, han creado un campo de ensayo, dinámico, fluido, “espontáneamente ordenado”, surgido de personas sinceras, valientes y con una visión humilde, similar al que reina en la Naturaleza.

Más información sobre la Utopía Gamarra: http://www.gamarra.com.pe/

Saludos.CSA

Anuncios

2 comentarios el “El orden espontáneo

  1. fer
    enero 5, 2012

    Ojala cunda el ejemplo por estas tierras como en Gamarra

  2. Pingback: La Resiliencia, el nuevo modelo de vida | Centro de Sostenibilidad de Aranjuez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en enero 5, 2012 por en Resiliencia y etiquetada con , .

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 195 seguidores

Visitantes del blog

  • 518,600 visitas

Licencia bajo

Licencia de Creative Commons
Centro de Resiliencia de Aranjuez (CSA) by CSA is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en https://csaranjuez.wordpress.com/.
Permissions beyond the scope of this license may be available at https://csaranjuez.wordpress.com/contactos/.
A %d blogueros les gusta esto: