Centro de Resiliencia de Aranjuez

Análisis y recursos eco-sociales de adaptación para la transición del siglo XXI

Hablando de felicidad


Foto: Stan Honda, AFP

Por Richard Heinberg, MuseLetter #239 / April 2012

Estoy escribiendo en un avión, de camino a casa, despues de cuatro conferencias sobre la “nueva economía”. Está claro que es un tema de creciente interés, debido en mucha medida a la desintegración en curso, y el empeoramiento de la disfunción, de nuestro presente sistema económico. Las cuatro conferencias (una en Berkeley, otra en Tarrytown- Nueva York, en Harvard, organizada por los estudiantes, y la última en las Naciones Unidas) eran interesantes e importantes, pero la conferencia de la ONU sobre el bienestar y la felicidad: “Definición de un nuevo paradigma económico”, al más alto nivel organizado por la nación de Bután, fue especialmente notable.

Esta conferencia abarcó cuatro días, donde en  el primero y el cuarto se desarrollaron las sesiones de trabajo, la tarea de realizar un programa y un informe preliminar. El segundo día fue un evento público (previa invitación) en la que participé. Seiscientos dignatarios, académicos y representantes de las ONG’s se apiñaron en un salón de reuniones de las Naciones Unidas (ONU) sin ventanas, durante seis horas de discursos, comentarios y preguntas, todas ellas centradas en la iniciativa del gobierno de Bután para reemplazar o aumentar el PIB como medida del progreso económico nacional y mundial.

Bután ya ha hecho un trabajo impresionante a lo largo de esta línea de referencia, a partir de la década de los’70, desarrolló el indicador que denominó FIB “felicidad interior bruta” que permite monitorizar los métodos de medición personal, social y bienestar medioambiental. Este pequeño pueblo del Himalaya, en su mayoría budista, con unos 800.000 habitantes todavía tiene un bajo PIB per cápita, pero sus ciudadanos se encuentran entre los más felices del mundo. El actual rey y el primer ministro, no quieren conformarse con estos logros, y han puesto su mirada en la felicidad mundial.

La conferencia contó con los discursos de apertura de Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, el Presidente de Costa Rica, y los representantes oficiales de Francia, Australia, el Reino Unido, Israel, Marruecos y Tailandia. Los reconocidos economistas Jeffrey Sachs y Joseph Stiglitz hablaron de las limitaciones y la perversidad del PIB y de los crecientes esfuerzos para desarrollar alternativas. Todos los oradores parecían encantados de apoyar la idea de que “la felicidad es un objetivo social deseable”.

Como es evidente, la declaración más audaz y más elocuente de la jornada vino de la mano de Lyonchhen Jigmi Thinley, el Primer Ministro de Bután, quien señaló que el crecimiento del PIB está matando el planeta, destruye nuestro futuro, y hace a la humanidad menos equitativa y, en general, más miserable . Esta formulación de la situación le posicionó, en el lado de una sutil (de hecho nunca fué claramente articulada) línea que se desarrolló durante toda la conferencia -una parte entre aquellos que ven el crecimiento del PIB como algo bueno y necesario especialmente para las naciones pobres, a pesar de las necesidades suplementarias de otras dimensiones, y los que ven el crecimiento del PIB como algo inalcanzable e indeseable.

La defensa del primer posicionamiento, aparentemente más moderado, fue revelado en una presentación, al final de la mañana, por Mathis Wackernagel del Global Footprint Network, quien señaló que la humanidad ya está utilizando los recursos, en una tasa de una vez y medio superior,  a la capacidad con la que puede regenerarse cada año la Tierra (el desequilibrio temporal se habilita la reducción de los combustibles fósiles). Siendo así el caso, es de suponer que el consumo global de recursos – y por lo tanto la economía global -, debe reducirse sustancialmente si queremos evitar las consecuencias catastróficas del exceso ecológico.

La teoría de frenar a la población como una forma de reducir el consumo total sin más, por el sacrificio cápita no fue mencionado por nadie durante el día.

Tampoco hubo en la sala, entre los conferenciantes, un llamamiento explícito al de-crecimiento. Hubo mucho malestar y expresiones de denuncias por el consumo excesivo en los países ricos como los EE.UU., y en el comportamiento depredador de la elite financiera (el ahora famoso “uno por ciento”). Pero la mayoría de los oradores establecieron con seguridad, que los países menos industrializados necesitan más el crecimiento del PIB con el fin de erradicar la pobreza.

Vandana Shiva de la India obtuvo una gran ovación por su insistencia en que los agricultores y el sistema alimentario se pusiera al frente y significara el centro de la reforma económica, señalando que la agricultura es responsable del 75 por ciento de la pérdida continua de biodiversidad en el planeta, y que la mayoría de la gente en muchos países pobres son campesinos que se ven obligados por el agronegocio mundial, a la adquisición de deuda para adoptar costosas tecnologías que matan al suelo, o renunciar y trasladarse a la ciudad (o en el peor de los casos, al suicidio, como ya han hecho más  250.000 agricultores indios).

El príncipe Carlos de Gran Bretaña hizo su aparición mediante una grabación en vídeo, con elocuencia remarcando la crisis ecológica y social, provocadas por el crecimiento industrial y haciendo un llamamiento al desarrollo de otras líneas alternativas.

Los líderes espirituales de diversas religiones intervinieron para señalar que la felicidad, como un estado de ánimo, puede ser un cultivo activo y muy fértil, independientemente de las circunstancias materiales de cada uno.

Muchos hicieron mención a la cumbre de Río+20, que se celebrarán a mitad de este año, donde las naciones van a proponer y acordar estrategias para expandir la “economía verde”. Si bien todos los oradores se mostraron ansiosos de incluir la felicidad y el bienestar como indicador económico, en los las discusiones y charlas las perspectivas no fueron muy buenas, es tarde para el juego: la agenda de Río+20 ya está determinada, en gran medida.

Por otra parte, la agenda puede ser en realidad regresiva en sus implicaciones para las personas y el planeta. Yo acababa de llegar de una reunión con líderes indígenas y  economistas ecológicos, la mayoría de los cuales ya están preparando activamente las reuniones de Río+20. La palabra de los dirigentes indígenas es que la “economía verde” (como se ha denominado y comercializado por las naciones más ricas del mundo y las grandes corporaciones), en realidad estará compuesta principalmente de una monetización o la mercantilización de los servicios de la naturaleza, tales como el secuestro de carbono por los bosques. Las comunidades indígenas pueden que en algunos casos, se benefician de los pagos por la protección de los bosques, pero al final el resultado será probablemente la competencia y la división entre las comunidades indígenas, junto con una explosión del comercio de los derivados del carbono, que se limitará a enriquecer aún más al “uno por ciento.”

Es probable que sean obstáculos a la realización de una felicidad global y una agenda de bienestar. Como uno de los oradores señalaron, a menos que todas las naciones hagan nuevas inversiones sustanciales en las encuestas y la gestión de las estadísticas, el objetivo de la adopción de la felicidad nacional bruta y su medida, carece prácticamente de sentido. Yo aún podría mencionar (aunque nadie lo hizo públicamente en la conferencia) que los gobiernos les resulta casi imposible reducir en su búsqueda maníaca del PIB hasta que encuentren otra manera de financiar sus operaciones (desde la disminución del PIB significa una disminución de la base imponible).

Un delegado de China ofreció un comentario muy matizada, un tanto pro-oficial, mientras que un puñado de representantes oficiales de la UE hicieron pocas menciones alentadores. Pero el gran ausente fue Estados Unidos, que no hubo ningún representante oficial. Uno sólo puede imaginarse la perplejidad entre los funcionarios del Departamento de Estado con el concepto de Felicidad Nacional Bruta, o los gritos de risa burlona en el Congreso, cada vez que el problema llega allí para su consideración.

Los próximos pasos después de la conferencia incluirá un informe al Secretario General, que se transmitirá a todas las naciones miembros de la ONU, el establecimiento de una comisión permanente para estudiar más a fondo el desarrollo de un nuevo paradigma económico, y la construcción de un nuevo movimiento mundial de la economía que incluye a las organizaciones de jóvenes y una amplia gama de organizaciones no gubernamentales.

Tuve la sensación de estar en un hito, en el que un par de jefes de Estado y varios representantes de alto nivel del gobierno nacional se dice casi exactamente lo que los economistas ecológicos como Herman Daly, nos han estado diciendo durante años. Aquí está una nación, una pequeña, pero una nación, sin embargo, que hizo oír su voz en la comunidad internacional, llamando a poner fin a la persecución maníatica del crecimiento del PIB por encima de todo. A pesar de las dificultades que quedan por venir, esta causa vale la pena celebrar y apoyar. Una vez que se hace evidente que más crecimiento del PIB será cada vez más difícil de lograr, los líderes nacionales necesitarán desesperadamente maneras de hacer la vida tolerable para sus componentes cada vez más inquietos. Es evidente que el medio ambiente, psicológico y el bienestar social debe ser el nuevo objetivo, y debemos dar las gracias al gobierno de Bután para la realización del  camino que está abriendo, para que otros puedan seguir.

Traducido por CSA.

Texto original aquí.

Download printable PDF version here (PDF, 112 KB)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en abril 11, 2012 por en Sin categoría y etiquetada con .

Aranjuez 2021

Guía de la Comunidad de Semillas de Aranjuez (CSA)

Aranjuez 2021

Aranjuez en Transición 1.0: + de 100 post

Aranjuez 2021

Una infancia en Aranjuez allá por 1970

Aranjuez 2021

Aranjuez: descubriendo los límites biosféricos

Aranjuez 2021

Decrecimiento energético, crecimiento local (Un "fresco cuadro global", una visión local de Aranjuez) (Descarga libre)

Climate After Growth report

Despues del crecimiento infinito .... el cambio climático

2052: A global forecast for the next forty years

(Resumen documento – PDF 1,89 MB – ING)

Growing a Resilient City

(PDF - 958 kb - ING)

World Energy Outlook 2014

(PDF - 1,4MB ESP)

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 193 seguidores

Visitantes del blog

  • 491,581 visitas

Licencia bajo

Licencia de Creative Commons
Centro de Resiliencia de Aranjuez (CSA) by CSA is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en https://csaranjuez.wordpress.com/.
Permissions beyond the scope of this license may be available at https://csaranjuez.wordpress.com/contactos/.
A %d blogueros les gusta esto: