Centro de Resiliencia de Aranjuez

Análisis y recursos eco-sociales de adaptación para la transición del siglo XXI

Se apagó la luz…


Foto: Bikas Das / Associated Press

Apreciados lectores,

Más de 600 millones de indios, la mitad de los 1.200 millones que habitan el país, sufrieron hace unos días un  apagón eléctrico que sumió en el caos a las grandes ciudades del norte y el este de India. Para más de 300 millones de ciudadanos ha sido el segundo que padecían en tan sólo unas horas.  Es el peor apagón que sufre el país en los últimos 10 años poniendo en duda el estado de sus infraestructuras. Es el más grande, por el alcance de la población afectada, en la historia de los apagones.

El apagón afectó  a 19 de los 28 estados de la India, paralizó la actividad industrial y comercial, “se apagó la luz” en viviendas, los servicios de transportes de trenes y metro de Nueva Delhi, se apagaron los semáforos de la capital y de otras ciudades importantes como Calcuta, Varanasi (antigua Benarés) y Patna ocasionando enormes atascos, dejó a los hospitales con suministro de emergencia y demás cuerpos de seguridad, policía y bomberos sin capacidad operativa.

La corporación eléctrica india, la compañía pública PSOC, ya explicó que el apagón fue consecuencia de que 5 regiones habían sobrepasado el consumo de los cupos eléctricos asignados, aunque la India tiene un déficit energético estructural de aproximadamente un 10 %.

La dramática situación ha podido aliviarse por la multitud de generadores industriales y caseros existentes en India que funcionan con diésel, un país habituado a los cortes energéticos, por lo que se recurre con frecuencia de forma privada o pública al uso de estos generadores. El elevado consumo de diésel, un producto que en India está subvencionado, por parte de campesinos y empresas ha contribuido a aumentar el déficit del Estado.

Foto: Manish Swarup / Associated Press

La causa del apagón ha sido la sobrecarga en las redes de suministro, que hace obvio que el país asiático necesita mucha más electricidad de la que es capaz de producir. Aunque esto nadie lo pone en duda, el apagón también se achaca a que esta temporada de lluvias ha sido muy pobre (en algunos casos menos del 70% de lo normal) lo que, por una parte, ha reducido la generación de energía hidroeléctrica y, por otra, el problema se ha agravado a causa de las escasas precipitaciones que ha generado el monzón este año en estados agrícolas como Punjab y Uttar Pradesh. Al haber menos lluvia que riegue los campos de cultivo, aumenta el número de campesinos que utilizan bombas eléctricas para recoger agua de los pozos. Además, la falta de lluvias ha mantenido las temperaturas altas por encima de los 40º C, lo que aumenta el consumo eléctrico por el uso de aire acondicionado.

El ministro de Energía Sushilkumar Shinde, ha atribuido el colapso del sistema al hecho de que algunos estados estaban usando más electricidad de la que les correspondía. “Es el segundo día que ocurre esto. He ordenado que se castigue a quienes utilizan una cantidad de electricidad mayor de la que les corresponde”, ha señalado Shinde.

Foto: Rajesh Kumar Singh / Reuters

La grave crisis energética plantea varias preguntas, entre ellas qué capacidad tiene India, tercera economía de Asia, para sostener su crecimiento —había previsto un 6,5% para este año— y qué hará para mejorar sus fuentes de energía, hasta ahora muy dependientes del carbón y derivados del petróleo, y muy poco de otras fuentes de energía renovables.

El Gobierno se ha comprometido a solucionar este problema para restablecer la confianza en la economía, pero la escasez de lluvias durante la época del monzón hace suponer que una reducción de las subvenciones tendría un alto coste político.

Historia de los Apagones

Cuando “se apaga la luz”, la vida del hombre antropoceno se paraliza, aparecen sus miedos y muestra la vulnerabilidad y dependencia colectiva sobre el vector energético: la luz. Imagínensé lo que pudiera ocurrir si “se apagase la luz” sobre fuentes de energía primaria como son el petróleo, el carbón y el gas natural. Aquí algunos de los apagones de luz, más grandes de la historia de la “luz eléctrica humana”.

  • ASIA
  1. 31/07/2012. India, sobrecarga en la red eléctrica, afectó a 600 millones de habitantes.
  2. 30/07/2012. India, sobrecarga en la red eléctrica, afectó a 300 millones de habitantes.
  3. 02/01/2001. India, fallo en central de Uttar Pradesh (norte) afecta a 200 millones de personas.
  • AMÉRICA DEL SUR
  1. 26/04/2007. Colombia, fallo en una central, paraliza el 70% del país.
  2. 11/03/1999. Brasil, afectó de 75 a 90 millones de personas.
  3. 20/11/2009. Brasil, un cortocircuito provocado por una tormenta tropical, afecta a 50 millones de personas.
  4. 14/03/2010. Chile, debido a daños causados por un seísmo,más de la mitad del país, incluyendo a la capital.
  • AMÉRICA DEL NORTE
  1. 9/11/1965. EEUU, 30 millones de personas terminan en la oscuridad en el noreste y en parte de Canadá.
  2. 14/08/2003. EEUU y Canadá, 50 millones de personas.
  3. 26/02/2008. EEUU, una falla en una central nuclear de Florida afecta a 4 millones de personas.
  • EUROPA
  1. 28/08/2003. Gran Bretaña, un corte provoca el caos en los transportes públicos londinenses.
  2. 25/05/2005. Rusia y gran parte de Moscú quedan paralizadas, afectando a 2 millones de personas.
  3. 4/11/2006. Alemania y Francia, una falla de una red alemana deja en la oscuridad a gran parte de Europa occidental, donde 10 millones de personas se ven afectadas, la mitad en Francia.
  • AFRICA
  1. 01/06/2001. Nigeria, caída de una torre eléctrica, afecta a 50 millones de nigerianos.
  2. 3/02/2003. Argelia, falla en su principal central, país entero.
  3. 28/12/2005. Zambia, fuertes lluvias, afectó al país entero.
  4. 18/06/2010. Zimbabue, desperfecto en un embalse, afectó a casi todo el país (12,9 millones de habitantes).

Causa y efecto.

Muchos medios de comunicación, internacionales y nacionales, se hacen eco durante estos días del “apagón de luz” ocurrido en la India. Estos mismos medios simplemente ofrecen cifras y datos, sin la profundidad ni el análisis crítico que fuera deseable, confunden energía con electricidad y, desconocen o no quieren saber cuales son las CAUSAS y cuales son los EFECTOS de tan magna “noticia”. Los políticos de turno, echan “la culpa de todo”, al incosciente e insensato despilfarrador, consumidor de electricidad, conviertíendolo en el objeto de todas sus iras y venganzas por “abusar y consumir más electricidad de la que debieran” y, poner en tela de juicio, la imagen internacional de un país que “quiere crecer y crecer”, como paradigma de “desarrollo” al más puro estilo de los países Occidentales.

No somos conscientes (hasta que nos ocurre en primera persona), de la dependencia que nuestro moderno modelo de vida industrial tiene hacia el vector energético como es la electricidad. Ni mucho menos somos conscientes de las fuentes de energía primaria, que son finitas y agotables. No somos conscientes de que el dinero, es un marcador de futuro “etéreo y no tangible” por lo menos para los sistemas finacieros globales, y que en los instantes de colapso (cuando se apela a la cruda realidad física y material), es “simplemente papel”, que no permite “comerse”, y que por mucho que tengamos, tampoco permite “enceder la luz”.

No somos conscientes de los graves problemas medio ambientales, cambio climático, contaminación de agua, desertificación, pérdida de suelo fértil, acidificación de los oceános, pérdidas de biodiversidad etc, que el ser humano antropoceno está ocasionando a la Tierra, un planeta único sobre el que viven 7.000 millones de almas que están esquilmando recursos naturales donde nos estamos dando de bruces con los límites biosféricos del planeta.

La India, con una población 1.200 millones de habitantes, con tasas de crecimiento de población del 1,34% anual en los ultimos años, pudieramos estimar que alcanzarían una población de 1.700 millones en el año 2050, estimando una tasa de crecimiento de población del 1%. Con un consumo de energía eléctrica per cápita de 597 kw/h (año 2009, Fuente Agencia Internacional de la Energía-AIE) y con una capacidad de producción eléctrica de 922,2 Tw/h (Fuente Statistical review of world energy 2011), presenta un déficit energético del 10%. La India ascendió al 4º lugar mundial en el año 2010 en PIB, con 4,060 billones de dólares, por lo que cubrir el déficit energético supondría invertir en el sistema energético la friolera cifra de 4.000 millardos de dólares, sin tener en cuenta las inversiones necesarias para el mantenimiento de las infraestructuras, y sin pronosticar los dígitos necesarios para dar estructura y servicio a 1.700 millones en el año 2050. Evidentemente, ningún modelo, público o privado, realizará semejante inversión pues lo que prima en nuestro modelo como bien saben, es la rentabilidad y beneficio para unos pocos, por encima de todo y todos.

Mientras los políticos de turno, conscientes de estos simples números “achacan de la culpa del apagón” a los ciudadanos “irresponsables”, han construido la Planta de Energía Nuclear de Koodankulam en Tamil Nadu – por la Corporación de Energía Nuclear de la India Ltd. en colaboración con la Atomsroyexport de Rusia – con reactores de 1.000 megawatios de potencia con el “objetivo de suministrar el 25% de las necesidades energéticas de la nación para el año 2050”, según declaraciones gurbenamentales y que ha sido construído, pese a las protestas de movimientos sociales de miles de personas en contra de la energía nuclear (como el movimiento PMANE – Movimiento Popular Contra la Energía Nuclear, inspirado en Mahatma Gandhi, al realizar las protestas sin violencia) y pese a construirse la planta en una zona costera de la India con condiciones muy similares a la de Fukushima – una zona con alta probabilidad de terremotos, tsunamis, de formación kárstica, de irregularidades geotérmicas y falta de suministro de agua para emergencias. Es evidente que a las autoridades Indias, poco le importan las necesidades energéticas de la población, si esas mismas “culpables cuando se apaga la luz” y lo que “esconde” es un desarrollo de infraestructuras militares al servicio de la potencia militar a la que se ha convertido la India en las últimas décadas.

Foto: © Flickr.com/Eunheui/cc-by-nc

La Planta de Energía Nuclear Koodankulam se ha convertido en un caso de prueba importante no sólo para los planes de energía nuclear de la India, sino también para el futuro de la democracia india.

Las Autoridades indias son conscientes “que no es posible” suministrar energía a toda su población, no hay ni recursos físicos que decrecen, ni monetarios para semajante inversión. Su alternativa a la dependencia de los combustibles fósiles, es la energía nuclear. Una alternativa que permite un control más exclusivo por las élites nacionales y que debe ser la herramienta de poder militar, tanto nacional como internacionalmente, y servirá de base para el fundamentalismo y autotalitarismo de gobernantes sobre un principio democrático que el pueblo “piensa y cree” que es lo que mantiene.

El crecimiento “per sé” como única vía para el desarrollo, económico, social y político, de las economías modernas, India lo hace con tasas anuales del 6,5%, se convierten en crecimiento acumulativos año tras año, llegándose a crecimientos exponenciales. El mantra del sistema global por el crecimiento está chicando frontalmente con los límites biosféricos de la Tierra, que son finitos y agotables. El crecimiento exponencial, en todos los aspectos, del modelo industrial moderno del hombre antropoceno es la CAUSA del calentamiento global cuyos EFECTOS se están manifestando en subidas de la Tª media global, con episodios íntimamente relacionados de carácter extremo e impredecibles en lugares y regiones del mundo, como sequías extremas que ocasionan que los seres humanos de la India apoyados por la tecnología utilicen el aire acondionado para combatir Tªs superiores a los 40º C, sistemas de bombeo para la irrigación de los campos de cultivo ante la falta de lluvias regulares etc., siendo estas respuestas humanas loables en términos de subsistencia y cuestionables en términos de comodidad. Esta respuesta del pueblo indio al cambio climático CAUSADO por el modelo industrial moderno fundamentalmente de los países Occidentales que son los que más GEI’s han emitido, tienen como consecuencia el “que se apague la luz” en la India, el mayor apagón de la historia, hasta ahora.

Situación en España

Las características similares del escenario español nos situan en línea con la respuesta tradicional del modelo global ante una eventualidad de escenario de apagón eléctrico. En el año 2010 el déficit comercial energético supuso el 4,5% del PIB (1,4 billones de dólares), mastodóntica cifra que hace insostenible el modelo de desarrollo y despilfarro de nuestras sociedades de consumo y del futuro como país soberano, aunque es precisamente la soberanía un estado que hace algún tiempo nos “quitaron” las élites internacionales con la “alta traición” y beneplácito de las élites nacionales.

Con una dependencia exterior de más del 87% en déficit energético en la factura petrolera y una escasa planificación de las autoridades y corporaciones industriales suministradoras de electricidad, llegado el momento de “apagarse la luz”, el estadio de colapso dejará a millones de personas a “dos velas”, las autoridades volcarán las responsabilidades a un “pico de consumo eléctrico” por la utilización incosciente del aire acondicionado y para la irrigación por sequía extrema, sin mencionar al cambio climático antropogénico, o echarán que la culpa fué del gobierno anterior o de fuerzas extraterrestres si viene el caso.

Hasta el próximo apagón.

La historia de los apagones, es una historia reciente a la del hombre, relatada en los últimos 70 años, donde la distribución y comercialización de la electricidad se ha realizado extensiva en terreno y población. El ocurrido en la India, es el más grande de la historia, si bien no será el último, ese está por llegar, alcanzará quien sabe si a 1.200 ó 3.000 millones, la respuesta de los gobiernos será la misma, porque cuando “se apaga la luz”, no existe ni gobierno, ni tecnología capaz de encender la luz en los instantes de colapso, quien sabe si el próximo gran apagón sera el último.

Saludos. CSA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en agosto 7, 2012 por en Decrecimiento energético, Globalización y etiquetada con , .

Aranjuez 2021

Guía de la Comunidad de Semillas de Aranjuez (CSA)

Aranjuez 2021

Aranjuez en Transición 1.0: + de 100 post

Aranjuez 2021

Una infancia en Aranjuez allá por 1970

Aranjuez 2021

Aranjuez: descubriendo los límites biosféricos

Aranjuez 2021

Decrecimiento energético, crecimiento local (Un "fresco cuadro global", una visión local de Aranjuez) (Descarga libre)

Climate After Growth report

Despues del crecimiento infinito .... el cambio climático

2052: A global forecast for the next forty years

(Resumen documento – PDF 1,89 MB – ING)

Growing a Resilient City

(PDF - 958 kb - ING)

World Energy Outlook 2014

(PDF - 1,4MB ESP)

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 190 seguidores

Visitantes del blog

  • 413,317 visitas

Licencia bajo

Licencia de Creative Commons
Centro de Resiliencia de Aranjuez (CSA) by CSA is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en https://csaranjuez.wordpress.com/.
Permissions beyond the scope of this license may be available at https://csaranjuez.wordpress.com/contactos/.
A %d blogueros les gusta esto: