Centro de Resiliencia de Aranjuez

Análisis y recursos eco-sociales de adaptación para la transición del siglo XXI

Suelo – nuestra institución finaciera


El Suelo -la sustancia por dónde caminar, construir y vivir- que nos proporciona la comida, la ropa, y hasta el aire que usted respira. Proporciona calor, refugio y hasta los bienes que posee. El suelo es, creo, una sustancia que no está lo suficientemente reconocida, es más está siendo “pisoteado” y su mal uso está contribuyendo en gran medida a la liberación excesiva de CO2 a nuestra atmósfera -que es un gran contribuyente al calentamiento global. Por lo tanto, sentí que ya llegó la hora de su defensa. Aquí va.

En primer lugar, ¿qué es el suelo? Por desgracia, cada vez más, la mentalidad moderna simplemente lo considera como “suciedad” – algo que hay que limpiar de las rodillas de su hijo de nueve años, si él ha caído de ese árbol, o peor aún, a nivel de la industria, es considerado como nada más que una medio inerte para la siembra de plantas – sólo un lugar donde ponerlas. Para los agro-empresarios, poca o ninguna conexión tiene entre la salud del suelo y la salud de las plantas que producen. El tratamiento mecánico de los suelos es arbitrario y agresivo, y las consecuencias de esta desconexión son nefastas.

Se podría simplificar su composición, reduciéndola a 4 componentes principales: minerales, aire, agua y materia orgánica. La versión complicada, sin embargo, es casi imposible de imaginarse y creer, a pesar de los grandes esfuerzos de los científicos, en muchos aspectos siguen siendo un misterio.

Un apunte importante, un suelo sano contiene innumerables micro y macro-organismos. De hecho (y no he contado esto personalmente) se dice que son más de 4 billones de microorganismos en tan sólo una cucharadita de suelo sano. Si se sumara el peso promedio combinado de todos los microorganismos vivos en una hectárea  de tierra, pesaría tanto como una típica vaca doméstica . Estos organismos funcionan entre sí y con las plantas, en una relación simbiótica que proporciona en última instancia, las necesidades de todas las criaturas que caminan, vuelan o nadan en nuestro planeta. Parte de su trabajo consiste en descomponer la materia orgánica en descomposición, junto con los minerales en el suelo, luego ponerlos a disposición de las raíces de las plantas en forma de nutrientes  para que pueden utilizarse. Se trata esencialmente de un inmenso ejército de recicladores – trabajando para nuestro beneficio, sin recompensa y con escaso reconocimiento.

Este proceso natural de alimentación de las plantas y de los microorganismos es importante y muy complejo. A través del trabajo de estas criaturas una planta recibe lo que podríamos llamar una “dieta equilibrada”. Por ejemplo: ¿Qué cree usted que pasaría si un niño tuviera para comer una enorme barra de chocolate? Habría muchas posibilidades de que comiera y comiera hasta ponerse enfermo (incluso a la mitad, podría manifestarse problemas!). Los niños no son capaces de medir una cantidad apropiada. ¿El resultado? Incluso antes de que cayera enfermo, el niño entraría en un proceso de montaña rusa físico y emocional, hasta que el azúcar tomado se pudiera disipar como la energía. Un padre sabio, sabe la cantidad que tiene que suministrar de “azúcar” – y lo combinaría con la materia fibrosa  de la fruta, por ejemplo.

Algo más que suciedad! Hay más de 4 billones de micro-organismos en una cucharadita de tierra saludable.

Los modernos agro-negocios, actúan de forma similar con los fertilizantes solubles en agua – establecen sobreabundancia de “comida”- que no puede ser inmediatamente absorbida por las raíces de las plantas, no pasa por la liberación lenta de los alimentos que realizan los microorganismos. Al igual que un niño, esto afecta a la salud de la planta.

Por ejemplo:

    Los residuos de los pesticidas no son el único problema que surge de las técnicas agrícolas modernas. Cada vez más, los niveles de nitratos en las hortalizas son motivo de preocupación, aunque la mayor atención hasta ahora, se han centrado en los nitratos  suministrados en el agua …. Alrededor del 70% de la ingesta promedio diaria de nitratos provienen de los vegetales, en comparación con sólo el 20% procedente del agua potable. Los nitratos son absorbidos muy fácilmente por los cultivos y si no se utiliza inmediatamente en la formación de la proteína, se almacenan en las células en su forma original. Existe entonces el riesgo de que cuando los nitratos son ingeridos o cocinados, se convierten en nitritos que potencialmente se pueden combinar con aminas, para formar nitrosaminas cancerígenas. – Organic Farming, Nicholas Lampkin p.565.

Además, en el mundo de las plantas los ejemplares más débiles son atacadas en primer lugar por los insectos, al igual que ocurre con los leones y los antílopes en la sabana! Las plantas cultivadas en un suelo saludable, con métodos sostenibles, se ha demostrado que son consistentemente  más resistentes al ataque de insectos y de enfermedades.

    Nuestros boletines de noticias a menudo han explicado, cómo los hongos micorrícicos se adhieren a las raíces de las plantas y atraen grandes cantidades de nutrientes necesarios para la planta, que funcionan como miles de raíces adicionales absorbentes. Estas plantas bien alimentadas, se vuelven más resistentes a las enfermedades y producen rendimientos más altos o más flores.

    Un beneficio menos evidente, es la reducción de los ataques de los insectos. En nuestras pruebas de cultivo, a menudo podemos decir que las plantas micorrizadas controladas desde cierta distancia, no sólo presentan un tamaño distinto sino que también hay una diferencia en el daño foliar.

    Este mismo tipo de diferencia, se puede ver mediante la comparación de las plantas fertilizadas con fertilizante de liberación lenta en comparación con las que recibieron los fertilizantes de liberación rápida, especialmente líquidos. Una transformación ecológica rápida y un rápido proceso de crecimiento, obtenido con el riego en abundancia de las plantas de fertilizante líquido,  obviamente es una invitación a los insectos dañinos.

    Entonces, ¿qué está pasando? Hay diferentes teorías sobre este tema, pero una de ellas es que ciertos insectos son programados por la naturaleza para eliminar las plantas enfermas o imperfectas. Cuando se crea un crecimiento antinatural exuberante en una planta, algo aparece en las hojas, como si se activara un letrero de neón que indicara “debe destruirse”, una señal para los insectos, a pesar de que la planta pueda parecer normal a nuestros ojos.

    Otra teoría, completamente distinta es que las plantas sanas producen una sustancia que tiene un sabor amargo para los insectos – una especie de repelente natural – sino a una planta que se le añade de forma rápida y sobreabundancia fertilizantes NPK , al parecer no se forma la sustancia anti-insectos, y los sabores que se forman son un delicioso bocado para los insectos.

    Cualquiera que sea la razón, la mejor forma de cultivar plantas que no requieren de productos químicos tóxicos, es usar pequeñas cantidades de nutrientes de liberación lenta, que se suministran a demanda de las raíces por acción biológica. El uso de cualquier fertilizante de elevado análisis, especialmente en forma líquida, parece ser la causa principal, de los ataques de los insectos.

    Por supuesto, las compañías que tan fuertemente promueven sus abonos, no es de extrañar, que también lo hagan con sus insecticidas, posteriormente. Pero estoy seguro de que no se dan cuenta, de que con la alimentación de las plantas de ésta forma, están creando la necesidad de protección contra los insectos. Es muy seguro. – BioOrganics

Otro relevante y muy significativo, papel de los microorganismos del suelo, es el secuestro de carbono (almacenamiento):

El suelo, si se le permite, absorbe más CO2 del que emite

    El secuestro de carbono en los suelos se produce a través de la producción vegetal. Las plantas convierten el dióxido de carbono en tejido, mediante la fotosíntesis. Después de que las plantas mueren, el material vegetal se descompone, principalmente por los microorganismos del suelo y gran parte del carbono contenido en el material vegetal, es eventualmente liberado de nuevo mediante la respiración,  a la atmósfera en forma de dióxido de carbono.

    Sin embargo, en muchos de ellos permanecen en la descomposición de materiales orgánicos y dejando atrás los residuos orgánicos, a menudo llamado humus. Estos residuos pueden persistir en el suelo durante cientos o incluso miles de años. – Geotimes

Teniendo en cuenta, toda la preocupación y la atención sobre el calentamiento global hoy en día, esta capacidad de nuestro suelo para asimilar naturalmente el CO2 a gran escala, debe ser tenida en cuenta, mucho más de lo que es. Este ‘humus’, mencionado anteriormente, es el contenido negro oscuro de un suelo sano – negro debido al contenido de carbono en sí. El Humus podría describirse mejor, como el resultado final de la descomposición de materia orgánica. Es una sustancia estable – lento de acumular y lento para agotar – y es esencial para la actividad biológica del suelo. Este estado estable, está en marcado contraste con los fertilizantes industriales, que, además de sobre-absorción por las plantas, también contaminan por lixiviación, el agua de nuetros arroyos y ríos.

    Tras la descomposición de materia orgánica muerta, el resultado es la modificación de la materia orgánica en la formación de materia orgánica más compleja, llamada humus. A este proceso se denomina humificación. El humus está formado por un grupo de sustancias húmicas que incluye ácidos húmicos, ácidos fúlvicos, ácidos himatemelánicos y huminas y, es probablemente el orgánico material más ampliamente distribuido  que contiene carbono en ambientes terrestres y acuáticos ….

    Las sustancias húmicas, mejoran el crecimiento de plantas directamente a través de efectos fisiológicos y nutricionales. Así, el ácido húmico es capaz de mejorar la germinación de semillas, la iniciación de las raíces y la absorción de nutrientes de las plantas, y sirve como una fuente de nitrógeno, fósforo y azufre. Indirectamente, pueden afectar el crecimiento de plantas a través de modificaciones de las propiedades físicas, químicas y biológicas del suelo, tales como un aumento de la capacidad de retención de agua y capacidad de intercambio catiónico y la mejora de labrado y la aireación a través de buena estructura del suelo. – FAO

El humus es un recurso rico -que podría ser comparado con un banco moderno. “Depósitos y salidas”, se hacen por el ritmo natural de la descomposición y reciclaje a través de la erosión del aire, el agua y complejas interacciones de los distintos tipos macro y micro-organismos, del suelo. Este “banco” es nuestra “entidad financiera” central, el mantenimiento de nuestra especie desde hace milenios, aunque ha habido momentos en nuestra historia, en zonas localizadas, en las que las salidas han superado a los depósitos – resultando en bancarrota biológica.

    A lo largo de la historia, la misma se repite: Grandes civilizaciones han crecido donde los suelos eran lo suficientemente fértiles,  para mantener una elevada densidad de población y han caído, cuando el suelo no podía mantenerlo. De acuerdo con el Grupo Especial Internacional sobre la Degradación de la Tierra, las primeras grandes civilizaciones de la Mesopotamia surgieron debido a la riqueza de sus suelos y se derrumbaron, a causa de la disminución en la calidad del suelo. La mala gestión del suelo y el riego excesivo, originan suelos  cada vez más degradados, dando lugar a luchas de poder, migraciones y en última instancia, al colapso de las civilizaciones Fértiles Crecientes.

    La Antigua Grecia sufrió un destino similar. El filósofo Platón, escribió alrededor de 360 ​​aC, atribuyó la desaparición del poder griego a la degradación de la tierra: “[En días anteriores] Attica dió producción mucho más abundantes. En comparación de lo que entonces era, aún se puede ver sólo los huesos del cuerpo perdido. Todas las partes más ricas y más suaves y, el mero esqueleto de la tierra que se deja después de haber caído “

    Muchos expertos también atribuyen al colapso de la civilización maya y la gran sociedad pacífica Harappa del valle del Indo, al agotamiento del suelo y la erosión, como resultado de las prácticas agrícolas y la tala de los bosques. De acuerdo con Jared Diamond, profesor de UCLA y autor de los libros “Armas, gérmenes y acero y el colapso”, el 90% de la población que habita en la Isla de Pascua, en el Pacífico, murieron a causa de la deforestación, la erosión y del agotamiento del suelo. En Islandia, la agricultura y las actividades humanas causaron que cerca de 50% de la tierra, terminara en el mar, explica Diamond. “La sociedad islandesa ha sobrevivido, sólo a través de un estándar de vida drásticamente más bajo “, dice. – La primicia sobre la tierra, Tamsyn Jones

Dado que el uso del arado, el tractor y especialmente desde la Segunda Guerra Mundial, las empresas químicas militares encontraron un uso posterior a la guerra a sus productos químicos (entonces pesticidas, fertilizantes ), el contenido de materia orgánica de los suelos y por consiguiente del suelo y la salud vegetal, ha sido en franca decadencia. Esto se ha traducido, en que los fertilizantes se aplican aún más para impulsar la productividad, y la salud de las plantas resultantes posteriormente más pobres, con el fomento del uso de plaguicidas, incluso mucho más.

Costosos fertilizantes derivados del petróleo,  han sido durante mucho tiempo considerados como la solución a los problemas del mundo de la pobreza y del hambre para las industrias que los producen, pero su uso no sólo ha requerido la utilización de plaguicidas, sino que alentó también un completo desprecio de la libertad y de los sistemas de fertilización saludables, que ya estaban disponibles de forma natural. Esta mentalidad de los alimentos “por un tubo”, hizo olvidar un hecho importante -incluso anteponiendo la salud vegetal y la pureza del agua a un lado-, este tipo de agronegocios es totalmente finito. A la propia fertilidad inherente, si un suelo se malgasta, el suelo pierde su estructura. Estos suelos sin vida, son cada vez más difíciles de usar, incluso como un “medio inerte para la colocación de las plantas”. El término “cada vez más difícil”, se traduce en más caro y consumo de mucha energía (es decir, las intervenciones aumentaron la mecanización). En última instancia estos suelos sin vida, se descartan y se convierten en lo que llamamos “tierras marginales” o “set-apartes”, obligando a una mayor producción causando – el aumento de la deforestación-, y la necesidad de colonizar nuevos suelos vírgenes.

Para nuestra vergüenza, los ricos suelos negros que eran comunes en los Estados Unidos cuando el Mayflower desembarcó, la acumulación natural de los procesos naturales durante siglos, ahora son prácticamente cosa del pasado. Además de las cuestiones de salud vegetal y humana, la contaminación del agua y la pérdida, la compactación del suelo, la erosión y la desertificación – esto también ha significado que la capacidad de absorción de carbono del suelo se ha reducido de manera significativa. Grandes cantidades de CO2 que se deben almacenar en el contenido de humus de suelos sanos, han sido sistemáticamente liberados en la atmósfera.

Gran parte del mundo está sufriendo la falta de fertilidad de los suelos degradados


  •  Durante los últimos 40 años, casi un tercio de las tierras de cultivo del mundo (1,5 millones de hectáreas) han sido abandonadas, debido a la erosión y la degradación del suelo.
  •  Alrededor de 2 millones de hectáreas de las tierras agrícolas de secano y regadío,  se pierden para la producción cada año, debido a la grave degradación de la tierra, entre otros factores.
  •  Se tarda aproximadamente unos 500 años para reemplazar  unos 25 milímetros (1 pulgada) de tierra vegetal perdida por la erosión. La profundidad mínima del suelo para la producción agrícola es de 150 milímetros. Desde esta perspectiva, el suelo fértil es un ecosistema productivo no renovable, en peligro de extinción. – El Proyecto Global de Educación

    Un científico de la Universidad de Cornell dice, que el suelo en todo el mundo está siendo barrido y lavado, entre 10 a 40 veces más rápido de lo que es repuesto.

    El profesor de Ecología David Pimentel dice, que se pierden cada año tierras de cultivo del tamaño de Indiana, sin embargo, la necesidad de tierra para alimentos y otros productos cultivados, sigue creciendo.

    “La erosión del suelo, como el mayor problema ambiental al que se enfrenta el mundo, es sólo superada por el crecimiento demográfico”, dijo Pimentel. “Sin embargo, el problema, que es cada vez más crítico, está siendo ignorado por quienes se entusiasman con la suciedad”

    Pimentel dijo que 99,7% de la alimentación humana, proviene de las tierras de cultivo, que se está reduciendo en cerca de 37.000 kilómetros cuadrados cada año, debido a la erosión del suelo, mientras que más de 3,7 mil millones de personas, están desnutridas.

    El estudio, que reúne estadísticas sobre la erosión del suelo a partir de más de 125 fuentes, señala que los Estados Unidos está perdiendo terreno 10 veces más rápido – China y la India están perdiendo suelo, entre 30 a 40 veces más rápido – que la tasa de reposición natural.

    Los daños causados ​​por la erosión del suelo en todo el mundo se estima en $ 400 mil millones por año. – Physorg.com

Afortunadamente, también tenemos registros históricos de pueblos, que no sólo han logrado  sobrevivir a elevadas poblaciones en las mismas zonas de tierra, sino incluso prosperar, a la producción agrícola intensiva. Un conocido libro de referencia sobre este tema  los “Agricultores durante cuarenta siglos” (ahora disponible como un libro electrónico descargable gratuitamente), la documentación de cuatro mil años de exitosa gestión sostenible de los chinos, japoneses y coreanos. Los sistemas de la agricultura sostenible de estos últimos países  tienen, a pesar de no contar con microscopios o tubos de ensayo, y mantienen (de hecho, a mejor) el suelo a lo largo de muchos siglos – y a pesar de operar un casi completamente ‘sistema cerrado’, es decir, sin importar fertilizantes y mucho menos pesticidas, etc, que se utilizan hoy en día en grandes cantidades, y que se producen con un alto coste económico y medioambiental de las fuentes de combustibles fósiles finitos.

Hemos comprobado que un suelo saludable, es aquel que tiene abundante vida en el suelo, pero ¿cómo podemos aumentar y mantener la fertilidad? Bueno, nuestros macro y microscópicos amigos, sólo tienen algunas necesidades simples  -necesidades que en realidad son muy similares a los nuestras.

  •     aire
  •     agua
  •    energía

Canales creados por las raíces de las plantas y una textura de un suelo muy poroso rico en humus, proporcionan la cantidad adecuada de aire para una actividad microbiana equilibrada. Digo “equilibrada”, porque se puede tener demasiado de algo bueno. Durante la aireación del suelo a través de la labranza y contínua labranza (si no se entierran los organismos a una profundidad donde no pueden funcionar y se destruyen por completo) puede causar un exceso de actividad (para usar una frase moderna – hiperactividad), acelerando la descomposición de materia orgánica y humus. Usando nuestra analogía financiera, es como ventilarse el salario de un mes, en una semana. Esto es a menudo, es seguido de una falta total de oxígeno con el que puedan desarrollarse – con la textura del suelo reducida-, en combinación de la compactación por equipos pesados, crean las condiciones anaeróbicas que destruyen la vida del suelo y fomentan las enfermedades.

Un suelo sano, rico en materia orgánica, sostiene, los filtros y purifica el agua de movilidad descendente y también permite el movimiento ascendente del agua a través de la acción capilar. Incluso los suelos arenosos, que generalmente filtran mucho el agua y los nutrientes de forma muy rápida, pueden contener cantidades considerables de humedad si tienen un alto contenido orgánico. Los suelos pesados, aquellos con alto contenido de arcilla, a menudo tienen demasiada agua (sobre todo después de los efectos de compactación de los tractores, etc) debido a la propia estructura de grano fino y de las propiedades de retención natural de agua, de las partículas de arcilla. La sobredosis de agua ahoga esencialmente los microorganismos, ya que les priva del oxígeno que necesitan para sobrevivir. Estos suelos pesados, ​​también se benefician en gran medida del contenido de humus alto, ya que de nuevo estimulan la textura porosa, que permite el flujo libre de agua (y el aire) necesario para la acción microbiana saludable. Esta textura es también esencial en suelos pesados ​, ya que las raíces de las plantas no pueden penetrar.

La energía viene a través de la presencia de materia orgánica en sí -algo que casi siempre se elimina (o enterrado fuera del alcance de los micro-organismos)- en el ‘estéril’ moderno  sistema de la agricultura.

La cuestión de cómo restaurar y mantener la fertilidad del suelo, es lo más solicitado por la misma naturaleza. ¿Qué pasaría en el mundo, si hoy mismo, todos nos levantaramos y nos marchamos -si tuvieramos los medios y la capacidad para dirigirnos a un planeta nuevo y virgen-, donde pudiéramos empezar de nuevo? No estoy pidiendo que lo hagan -hey, me gusta de ustedes que lo entiendan- pero ¿cuál sería el resultado en la tierra firme de nuestro Planeta Tierra? ¿Que pasaría a nuestro suelo, en ese gran porcentaje, a esas tierras habitables que actualmente estamos usando intensivamente para fines agrícolas? (NT: se recomienda ver el Documental “La Tierra sin Humanos”)

Dar a las lombrices, la oportunidad de ayudar!
Las granjas modernas, cada vez más  están desprovistas
de lombrices -, pero estos “bichos” (de alguna misteriosa manera)
comer y excretan al suelo,
ricos nutrientes que. Que nuestros agricultores
hagan lo mismo!
(En sentido figurado …)

Por supuesto, no podemos llevarnos todo lo que nos gustaría de la tierra, no podemos desviarlo a otro planeta (de hecho – no se debe permitir, si no hemos descubierto la manera de cuidar de éste). La buena noticia es que si somos capaces de imitar las prácticas de la naturaleza en la mayor medida posible e incorporarlas en nuestros métodos de cultivo, podemos revertir las presiones insostenibles que actualmente estamos revertiendo en nuestra tierra.

    El trabajo con seres vivos, tanto vegetales como animales, es lo que hace que la agricultura sea diferente de cualquier otra empresa de producción. A pesar de que se produce un producto, en el cultivo el proceso es cualquier cosa menos industrial. Es biológica. Se trata de un sistema vital, la vida en lugar de un proceso de fabricación inerte. Las habilidades requeridas para manejar un sistema biológico son similares a los de un director de orquesta. Los músicos son muy buenos en lo que hacen individualmente. El papel del conductor es no juzgar cada instrumento, sino más bien fomentar la unión de las distintas partes. El director coordina los esfuerzos de cada músico, con los de todos los demás y los combina, en un conjunto armónico.

    La agricultura no puede ser un proceso industrial distinto a lo que la música puede ser. Se debe entender de manera diferente a partir de los precursores o de la mezcla de estos productos químicos y reactivos para crear ese compuesto. Los trabajadores mayores – los microorganismos del suelo, los hongos, las partículas minerales, el sol, el aire, el agua – son todas las partes de un sistema y ​​no es más, el empleo de cualquiera de ellos, pero  la coordinación de la totalidad, logra el éxito. – Eliot Coleman, el nuevo productor orgánico, p.3, 4.

La agricultura sostenible puede ser descrita como “aquella que satisface las necesidades del presente, sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras, para satisfacer sus propias necesidades”. Tal declaración llevaría automáticamente a uno a pensar con nostalgia, en las necesidades de las generaciones futuras. Sin embargo, debemos darnos cuenta de que somos la generación futura. Estamos aquí, hoy en día, las personas que tienen que lidiar con un suelo empobrecido, un humus-reducido (lo que se traduce en carbono reducido), los suelos improductivos que han llegado hasta nosotros después de décadas de saqueo. Durante las últimas décadas, las personas se han hecho ricos, retirandose de la institución financiera que es nuestra tierra. Estamos a punto de la quiebra biológica y, a pesar de las buenas intenciones de muchos promotores energéticos de agricultores orgánicos, nuestro mundo está tan especializado y distanciado de la naturaleza, que nuestros políticos buscan no sólo continuar con estas sustracciones, sino aumentar considerablemente la carga, colocada ya en nuestros suelos .

La palabra irresponsable se define como la de “no tener ni mostrar ninguna atención a las consecuencias de las acciones personales”. La moderna agricultura industrial, a gran escala, es exactamente eso. Tenemos que darle la vuelta.

    Con el fin de entender nuestro tiempo y situación y con el trabajo que hay que hacer, nos haría bien cambiar los términos y decir que estamos divididos entre la explotación y la conservación ….

    Permítanme exponer tan brevemente como pueda, lo que me parece son las características de estos tipos retorcidos de mente. Concibo un perfil-minero, como un modelo de explotador, y como conservador tomo el modelo, pasado de moda o ideal, de un granjero. El explotador es un especialista, un experto, el conservador no lo es. El praxis del explotador es la eficiencia, el del conservador, es cuidar. El objetivo del explotador es el dinero, la ganancia, el objetivo del conservador es la salud – salud de su tierra, de sí mismo, de su familia, de su comunidad, de su país. Considerando que el explotador pide un pedazo de tierra sólo, cuánto sea tan para producir, el coservador hace una pregunta que es mucho más compleja y difícil: ¿Cuál es la capacidad de carga? (?? Es decir: ¿Cuánto se puede tomar de él sin disminuirlo ¿Qué puede producir de forma fiable, por tiempo indefinido) El explotador quiere ganar, tanto como sea posible, con el menor trabajo posible, el conservador espera, sin duda, quiere vivir dignamente de su trabajo, pero su deseo es que quiere que funcione, lo mejor posible. La competencia del explotador está en la organización, el del conservador está en el orden – un orden humano-, es decir, interno y natural. El explotador típicamente sirve a una institución u organización, el conservador sirve a la tierra, al hogar, a la comunidad, al lugar. El explotador piensa en términos de números, cantidades, “hechos duros”, el conservador en términos de carácter, condición, calidad, tipo. – Wendell Berry, la crisis agrícola una crisis de la cultura, p. 13, 14.

Intercambiar nuestros actuales sistemas de monocultivos a gran escala, con sistemas más pequeños, más diversos, que incluyen la rotación de cultivos, abonos verdes, compost, los desechos animales y aún podremos recuperar lo que hemos perdido. Las leyes de la naturaleza son una fuerza poderosa. No tenemos el poder de cambiarlas, aunque algunos lo están intentando, pero no se pueden romperlas sin consecuencias. Trabajar en armonía con la naturaleza y nuestra relación con la tierra, y nos pondremos en contacto no sólo con la fertilidad del suelo, sino también con la salud del cuerpo y el carácter.

Las civilizaciones han ido y venido, se desintegran, hay que reubicarse y aprender las duras lecciones sobre el abuso del suelo . La reubicación no es una opción más. No podemos esperar a una retrospectiva de la visión 20/20, ya que no hay más fronteras. Continuando con esta trayectoria agrícola, se verá el colapso países ricos – aunque antes se dediquen a saquear las reservas del suelo y el agua de las naciones más débiles.

En el último siglo la población mundial se ha disparado desde 2.000 millones de personas, a más de 7.000 millones en la actualidad. Nuestra sociedad tiene que aprender o colapsar. Es tan simple como eso.

by Craig Mackintosh PRI Editor para permaculturenews.org

Traducido por F.V.I. para CSA.

QUIZÁS TAMBIÉN TE PUEDA INTERESAR:

No es sólo suciedad. Me llama recientemente la atención, que mucha gente no entiende la importancia de la salud del suelo. En este artículo trataré de explicar la importancia que tiene  la salud del suelo, para las plantas … La historia del Suelo. El Suelo está vivo. La suciedad está muerta. Una sola cucharilla de tierra procedente de un suelo vivo, puede contener miles de millones de bacterias microscópicas … Lombricultura. Una técnica muy conocida y utilizada en diseños de Permacultura, es la Lombricomposta, si bien ésta disciplina, proceso, biotecnología es tan sumamente amplia, extensa y completa …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en noviembre 12, 2012 por en Suelo y etiquetada con .

Aranjuez 2021

Guía de la Comunidad de Semillas de Aranjuez (CSA)

Aranjuez 2021

Aranjuez en Transición 1.0: + de 100 post

Aranjuez 2021

Una infancia en Aranjuez allá por 1970

Aranjuez 2021

Aranjuez: descubriendo los límites biosféricos

Aranjuez 2021

Decrecimiento energético, crecimiento local (Un "fresco cuadro global", una visión local de Aranjuez) (Descarga libre)

Climate After Growth report

Despues del crecimiento infinito .... el cambio climático

2052: A global forecast for the next forty years

(Resumen documento – PDF 1,89 MB – ING)

Growing a Resilient City

(PDF - 958 kb - ING)

World Energy Outlook 2014

(PDF - 1,4MB ESP)

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 190 seguidores

Visitantes del blog

  • 413,317 visitas

Licencia bajo

Licencia de Creative Commons
Centro de Resiliencia de Aranjuez (CSA) by CSA is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en https://csaranjuez.wordpress.com/.
Permissions beyond the scope of this license may be available at https://csaranjuez.wordpress.com/contactos/.
A %d blogueros les gusta esto: