Centro de Resiliencia de Aranjuez

Análisis y recursos eco-sociales de adaptación para la transición del siglo XXI

La mejor siembra del verano, se hace en otoño-invierno


Con el otoño ya comenzado y el invierno acercándose rápidamente, es la época ideal del año para comenzar la “siembra del verano” para nuestros jardines y huertos. Bajo mi punto de vista, es la etapa fundamental del ciclo continuo, al igual que ocurre en la Naturaleza, para devolver a la tierra aquello que le tomamos prestado en forma de frutos y alimentos, en forma de materia orgánica en descomposición, para proteger al suelo de la erosión de los cambios de temperatura y, para no perder nutrientes por lixiviados, con la llegada de la época dónde las plantas se marchitan y finalizan su ciclo de vida.

Varias 499

Las cosas que se pueden hacer durante el otoño-invierno difieren del lugar dónde uno viva, pero tampoco son diferencias muy notables, lo fundamental es igual en cualquier parte, porque la Naturaleza funciona igual en todas las partes, adaptándose a las muchas variables que intervienen en el lugar.

El desfondaje de follajes frondosos y tupidos en aquellas plantas anuales, nos pueden proporcionar biomasa a utilizar para diferentes cometidos y podemos prevenir de ciertas infecciones que afectan a estas, causadas por las puestas-huevas de ciertos insectos, capaces de sobrevir en el follaje a la bajadas de las temperaturas durante ésta época del año. Tampoco debe ser una rutina y obsesión despojar a las plantas de su follaje vegetativo, como ocurre hoy en día en las tareas habituales de los equipos de mantenimiento de jardinería de las ciudades que han impregnado prácticamente todas las personas que trabajen cualquier pedacito de huerta o jardín. Tal y como nos enseña la Naturaleza, la puesta de huevos de determinados insectos considerados por el hombre “nocivos para nuestros intereses”, no debe ser una preocupación determinista, son los desequilibrios que el laboreo humano y la falta de comprensión de los procesos naturales, lo que causa “malas cosechas”.

La biomasa obtenida es un excelente material para la pila de compost, que curisosamente dadas las temperaturas que se pueden llegar a alcanzar, si el proceso se hace correctamente, mata a los agentes patógenos depositados, a los huevos de diversos insectos “perjudiciales para los intereses del ser humano” e inhibe el potencial germinador de las semillas de las diversas hierbas y plantas “no comestibles” al cultivado paladar del hombre-consumo.

Para la primavera, este material venturoso estará listo para nutrir y alimentar a las plantas que cultivaremos en la época estival, no es nada descabellado decir, que el cultivo del verano comienza en el otoño, y el éxito de la cosecha del “sudor y botijo” se fragua a fuego lento, precisamente durante la época otoñal de las castañas y de la “lluvia de hojas”.

La humedad es fundamental para que los microorganismos encargados de los procesos de la descomposión de la materia orgánica actúen en las mejores condiciones para generar el oro marrón-negro.

Cultivos de cobertura

Durante ésta época también es posible cultivar y nutrir al suelo, con los llamados cultivos de cobertura.  La elección de estos dependerá de la región dónde viva.

Los cultivos de cobertura para el otoño-invierno son una excelente manera de agregar materia orgánica con el desarrollo vegetativo de las plantas. Los cultivos de cobertura también ayudan a reconstruir la integridad del suelo después de la cosecha del verano y protege al mismo de la acción erosionante del viento y, de los cambios de temperaturas bajas que comienzan en esta época.

100_3634

Además los cultivos de cobertura ayudan a conservar el nitrógeno presente en el suelo y el de las marchitas plantas del verano, que de otra manera se perdería por lixiviación.

Algunas de las opciones de cultivos de cobertura son:

Avena – Sobre todo en zonas más bien frías, es un gran cultivo de cobertura, su siembra y necesidades no requieren de mucho laboreo. Es un excelente cultivo protector ante los efectos erosionantes causados por las bajadas de las temperaturas.

Centeno y trigo sarraceno – estas especies se dan mejor en zonas más templadas y proporcionan efectos termorreguladores y de protección al suelo, al igual que la avena.

Legumbres – legumbres de invierno recargar el contenido de nutrientes del suelo durante los meses de invierno, añadiendo nitrógeno de nuevo en el suelo. El Trébol y los guisantes en invierno funcionan bien en las regiones más templadas. La Veza, otra gran desconocida muy resistente al frío y cuyos frutos presentan un elevado contenido en nitrógeno, en su mejor momento, son una exquisited para el paladar, suaves y muy esponjosos, con una textura equiparable a los selectos guisantes de lágrima pero con el aroma de las habas. Además es frecuente encontarlas en estado “silvestre”, lista para recoger.

También se pueden mezclar con éxito varios cultivos de cobertura para recibir múltiples beneficios. Las gramíneas por ejemplo se pueden mezclar en el mismo campo de cultivo con los guisantes, creándose un cultivo de sucesión como ocurre en la naturaleza, cuando la gramínea se marchita, la paja generada mulchea a las semillas de guisantes que permanecen protegidas de las bajas temperaturas, hasta la llegada del momento óptimo para su germinación.

Si no tiene tiempo o ganas para preparar su zona para el cultivo de cobertura antes de que lleguen las heladas, puede proteger el suelo y proporcionar los nutrientes beneficiosos para la primavera, simplemente “sembrando hojas”.

La siembra de hojas, es la mejor opción para proteger el suelo durante el otoño-invierno y para alimentar a las plantas de la primavera-verano, simplemente hay que observar su caída y dejar que la sabia natura haga todo por nosotros, así lo lleva haciendo millones de años.

100_2117

Y es que la mejor siembra del verano, se hace durante el otoño-invierno, todo lo que tenemos que hacer es contemplar la “lluvia de hojas”, todo lo demás lo hace la Naturaleza.

Foto Carnet Blanco y negro Buboktodas las fotografías fueron realizadas por Fernando Valdepeñas CRA Editor

QUIZÁS TAMBIÉN TE PUEDA INTERESAR:

Resiliencia, aprendiendo a vivir ante la adversidad. En agosto de 1914, el famoso explorador Ernest Shackleton junto a su tripulación de 27 hombres y la inestimable compañía de un grupo de perros, partieron hacia el Atlántico Sur para llevar a cabo el primer viaje a pie por la Antártida. Tras abrirse camino por el helado mar de Weddell, y cuando tan sólo faltaban 160 km para llegar a su destino, su barco el Endurance, quedó atrapado en los hielos … La Resiliencia, el nuevo modelo de vida. El consumo responsable, es la última versión edulcorada del capitalismo, sistema totalitario que en los últimos años se ha convertido en una actividad depredadora y salvaje (en términos humanos, pero nada tiene que ver con el mundo animal, mucho más racional que nosotros), y que está a punto de consumir todo lo que da soporte de vida, en la Tierra, incluido a la especie humana … La Resiliencia. El concepto de resiliencia es central para la Transición. En ecología, el término resiliencia se refiere a la capacidad de un sistema para asimilar choques externos y reacomodarse mediante cambios fortalecedores. Actualmente los transicionistas aceptamos la siguiente definición: “Resiliencia es la capacidad de un sistema para absorber disturbios y reorganizarse durante un proceso de cambio, manteniendo en esencia la misma función, la estructura, la identidad y la retroalimentación.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en octubre 1, 2013 por en Resiliencia y etiquetada con , , .

Aranjuez 2021

Guía de la Comunidad de Semillas de Aranjuez (CSA)

Aranjuez 2021

Aranjuez en Transición 1.0: + de 100 post

Aranjuez 2021

Una infancia en Aranjuez allá por 1970

Aranjuez 2021

Aranjuez: descubriendo los límites biosféricos

Aranjuez 2021

Decrecimiento energético, crecimiento local (Un "fresco cuadro global", una visión local de Aranjuez) (Descarga libre)

Climate After Growth report

Despues del crecimiento infinito .... el cambio climático

2052: A global forecast for the next forty years

(Resumen documento – PDF 1,89 MB – ING)

Growing a Resilient City

(PDF - 958 kb - ING)

World Energy Outlook 2014

(PDF - 1,4MB ESP)

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 190 seguidores

Visitantes del blog

  • 414,281 visitas

Licencia bajo

Licencia de Creative Commons
Centro de Resiliencia de Aranjuez (CSA) by CSA is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en https://csaranjuez.wordpress.com/.
Permissions beyond the scope of this license may be available at https://csaranjuez.wordpress.com/contactos/.
A %d blogueros les gusta esto: